Cámaras que marcaron época: Minolta RD-175

La Minolta RD-175 se presentó en 1995. Tenía tres sensores CCD de 0,4 megapíxeles, enfoque automático y funcionaba con dos baterías.

Minolta RD-175

Hoy toca una nueva entrega de la sección “Cámaras que marcaron época”. Hace unas semanas leí un post de Roger Cicala en Photofocus acerca de la Minolta RD-175, una cámara de la que no sabía prácticamente nada. El propietario de Lensrentals se había hecho con una unidad de esta cámara recientemente y hablaba a raíz de esa adquisición sobre las primeras cámaras réflex digitales modernas.

En la anterior entrega de esta sección ya os hablé de la Kodak DCS 100, la primera cámara réflex digital que se comercializó. Sin embargo, la cámara de Kodak era realmente una réflex analógica modificada y conectada a un dispositivo de almacenamiento. Algo curioso, sin duda, pero muy lejos de las cámaras DSLR actuales. La Minolta RD-175, sin embargo, ya se parece más a una réflex moderna.

Esta cámara se presentó en 1995 y tenía un coste cercano a los 10.000 dólares. No era una cámara dirigida al gran público, sino al mercado profesional y científico. Su aspecto era a grandes rasgos el de una cámara réflex, pero montada sobre una especie de respaldo. Vista hoy en día parece enorme, pero era más pequeña y más fácil de transportar y usar que los modelos de la competencia. Usaba los mismos objetivos que las cámaras Minolta de carrete.

Internamente La cámara tenía tres sensores CCD de 0,4 megapíxeles y 6,4 x 4,8 mm cada uno. Un prisma dividía la luz que entraba por el objetivo y enviaba la luz verde a dos de los chips, mientras que el tercero se encargaba de gestionar la luz roja y azul. La información recibida por los tres sensores se interpolaba para crear una imagen de formato .MCD de 1,75 megapíxeles. La ventaja de esa estructura era que permitía reducir el volumen del dispositivo y, al mismo tiempo, reducía el precio considerablemente.

La cámara tenía algunas limitaciones que hoy pueden parecernos sorprendentes. Por ejemplo, su sensibilidad era siempre de 800 ISO y su apertura no podía ser mayor de f/6.7. Como podéis imaginar, tampoco tenía una pantalla LCD para componer el encuadre, revisar las fotos o ajustar las opciones de la cámara. Tampoco usaba tarjetas de memoria, sino pequeños discos duros PCMCIA. La unidad que adquirió Roger Cicala tenía uno de 131 megas y comenta que la cámara tarda alrededor de dos segundos en grabar las imágenes en el disco tras capturarlas. En Photofocus podéis ver algunos ejemplos de esas imágenes.

Es interesante comentar que la cámara tiene un sistema de enfoque automático, aunque con un único punto central y una velocidad al parecer muy discreta. No podemos olvidar que estamos hablando de un modelo de hace casi dos décadas. En cuanto a la alimentación, la Minolta RD-175 empleaba dos baterías. Por un lado una batería desechable que alimentaba el cuerpo de la cámara. Por el otro, una batería recargable que se encargaba de alimentar la memoria y la parte electrónica del dispositivo.

Una pequeña curiosidad para terminar. La Minolta RD 175 se usó en el desarrollo del videojuego The Neverhood, creado por Dreamworks Interactive. Versiones beta de la cámara se emplearon para capturar las animaciones stop-motion de esta aventura gráfica de 1996.

Foto | Rama (wikipedia.org)